Ediciones Albores

5 consejos para escribir una novela

escritor

Muchos escritores sueñan con triunfar con un libro alguna vez en la vida. Lo hacen en secreto, mientras teclean en el ordenador de su oficina o sirven sangría y cañas en una terraza de verano. El problema llega cuando, al volver a casa, olvidan la idea pensando en lo mal que están en las cosas, en las pocas probabilidades de que su proyecto sea un éxito. Sin embargo puede que no todo te parezca tan inalcanzable cuando sigas estos 5 consejos para escribir una novela.

Confía en tu proyecto

Para comenzar una novela el primer paso en confiar en el proyecto. Analiza el mercado, qué ideas faltan, qué puedes aportar y sueña con esa  obra que creas necesaria en el mercado. Un consejo demasiado personal como para complementarlo con palabras pero sí inmediato, el motor principal para comenzar esta nueva aventura.

Convive con los personajes

Si tu obra no está basada en sucesos personales y partes de cero con una historia de ficción lo mejor será que imagines el universo que te dispones a crear y ante todo que convivas con los personajes. Imagina su aspecto físico, cómo reaccionarían ante una determinada situación, qué les mueve o inquieta.

Investiga

Si tu proyecto gira en torno a temáticas de carácter más histórico o científico, investigar para tu novela es un aspecto sumamente importante, pues de obviar ciertos datos o cometer erratas en el contenido el lector puede sentirse estafado, por no decir que queda muy poco profesional. No obstante, investigar siempre será recomendable para tu obra, sea de la temática que sea, y si además lees mucha ficción, mejor.

Traza el esqueleto de la obra

Comenzar a escribir sin respetar las pausas de un capítulo o determinar el transcurso de los hechos es como navegar en un barco a la deriva, entrarás en una espiral en la que todos los datos y tramas se entremezclarán formando una obra mediocre. Toma papel y bolígrafo y traza el esquema de tu obra, los capítulos, el hilo narrativo con su introducción, nudo y desenlace. A medida que avances siempre podrás retocar o cambiar cosas, pero es bueno saber cuál es el hilo conductor.

Márcate una rutina

Si te dedica a escribir tu novela un lunes y no vuelves a retomarla hasta un mes después seguramente otras “prioridades” te harán desistir finalmente de tu proyecto y no tendrás un rumbo marcado. Respetar de forma religiosa los horarios que te fijes para dedicar tiempo a tu novela es más que necesario.

 

About the author

escuela