Salidas Laborales

La franquicia como formato de confianza en contextos de crisis

escuela de formacion posgrado
Written by Admin

En un escenario económico y laboral como en el que nos encontramos inmersos en los últimos siete años, donde las posibilidades de inserción y crecimiento profesional son cada vez más reducidas, se hace más notoria la necesidad de desarrollar iniciativas de autoempleo que, de forma simultánea, cuenten con un cierto nivel de seguridad en cuanto al éxito de la misma.

Es aquí donde el formato de franquicia adquiere un protagonismo fundamental, al aunar dos conceptos a priori antagónicos, como son la iniciativa emprendedora y certidumbre en la obtención de resultados positivos.

 La franquicia ha sido uno de las tipologías de empresa que, desde 2008, mejor ha soportado las embestidas de la crisis económica. De hecho, atendiendo a los datos publicados por AEF (Asociación Española de Franquiciadores), el número de enseñas franquiciadas ha pasado de 875 en el año 2008 a 1.199 al cierre del ejercicio 2014, lo que supone un incremento relativo de un 37%, algo impensable para otros formatos de negocio a lo largo de este periodo.

Este crecimiento ha venido motivado, principalmente, por el hecho de que un gran número de empresas ha identificado el sistema de franquicia como la vía más solvente para la expansión de su modelo de negocio, evitando la necesidad de llevar a cabo grandes inversiones de capital en un contexto en el que las posibilidades de financiación externa se han reducido hasta mínimos históricos.

Si bien, como es lógico, el volumen de ventas global se ha visto reducido durante estos años de recesión, aunque más suavemente que en otros formatos, es preciso resaltar que el número total de establecimientos franquiciados también ha experimentado un crecimiento significativo, pasando de 58.305 establecimientos en 2008 a 63.869 a finales del año 2014, lo que constituye un crecimiento general del 9,5% durante el intervalo de tiempo considerado, lo que ha influido, además, muy positivamente en la creación de empleo, que ha pasado de 235.929 a 248.914 personas contratadas por franquicias, con un balance positivo del 5,5%. Y todo ello en una de las etapas más aciagas en cuanto a la destrucción de empleo que se recuerdan.

About the author

Admin